Google+ Followers

Monday, July 30, 2012

Las flores más bellas / The most beautiful flowers


Y nos vimos, en un calle,
entre el movimiento y la tumultuosa ciudad.
Se cruzaron nuestras miradas,
tan extrañas, tan lejanas, y a la vez, tan cercanas e íntimas.
Más allá de palabras, simplemente miradas.
Segundos eternos al tratar de comprendernos, conocernos.
Pies descalzos, ojos profundos, manos pequeñas, fragancia de jazmín.
Y luego un regalo… las flores más bellas del mundo.
De las manos de una niña a mis manos, una tira de flores blancas, perfectas.
“Quedátelas”, con una sonrisa.
Me las quedo y me las llevo en el corazón… para siempre.




And we saw each other on a street,
in the middle of the tumultuous city and its movement.
Our eyes met,
so strange, so far, and at the same time, so close and intimate.
Beyond words, just stares.
Eternal seconds trying to understand and know each other.
Bare feet, deep eyes, small hands, jasmine fragrance.
And then, a gift... the most beautiful flowers in the world.
From the hands of a girl to my hands, a strip of perfect, white flowers.
"Keep them", with a smile.
I will keep them and take them in my heart... for ever.

Jugando con una cámara / Playing with a camera


Si se pudiera recrear el reflejo en los ojos de esa mujer,
estoy segura que habría luz para el mundo entero.
Si se pudiera contar la historia detrás de cada retrato,
tal vez habría menos indiferencia, más visibilidad…
tal vez le importaría a alguien, nos importaría a todos.
Imágenes, conversaciones, apretón de manos, contacto humano.
Risas, palabras nuevas, sonidos extraños.
Realidades entretejidas con locura y esperanza.
Plasmando breves momentos, miradas, sonrisas… millones de pixeles para contar historias.
Historias de vida que podrían cambiar mentes, realidades, mundos.

If the reflection of that woman’s eyes could be recreated,
I’m sure there would be enough light for the whole world.
If the story behind each portrait could be told,
maybe there would be less indifference, more visibility…
maybe someone would care, maybe we would all care.
Images, conversations, handshakes, human contact.
Laughter, new words, strange sounds.
Realities interwoven with hope and madness.
Capturing brief moments, stares, smiles… millions of pixels to tell stories.
Life stories that could change minds, realities, worlds.

Friday, July 20, 2012

Quedamos los que puedan sonreír

Qué absurda puede ser la vida.
Tanta violencia, tanta enfermedad, tanta pobreza.
Tanto de todo, tanto de nada…
Tantas armas, tanta destrucción, tanto olvido.
Tanta falta de amor, tanta falta de empatía y tolerancia.

Y aun así, la vida continúa… hay resilencia, hay esperanza.
Razones para seguir, razones para vivir y dar.
Una venta de flores en una esquina iluminada en medio de la noche;
Un hombre con una afeitada fresca en una silla al lado del tráfico;
Unos pequeños jugando con barriletes en la calle;
Una pareja de ancianos tomados de la mano;
Una joven sonriendo con su hermanito, con una de esas sonrisas completas…
“Quedamos los que puedan sonreír, en medio de la muerte, en plena luz, en plena luz…”

Tenemos tanto qué dar, tanto qué hacer

(translation attempt):
Those of us left, are we who can smile


Life can be so absurd.
Too much violence, too much sickness, too much poverty.
Too much of everything, and too much of nothing.
Too many  guns,  too much destruction, too much forgetfulness.
Too much lack of love, lack of empathy, and tolerance.

And yet, life goes on… there is resilience, there is hope.
Reasons to go on, reasons to live and give.
A flower sale in a lit corner in the middle of the night;
A man with a fresh shave sitting on a chair next to traffic;
Some little ones flying kites in the street;
An elderly couple holding hands;
A young girl smiling with her little brother, with one of those complete smiles…
“Those of us left, are we who can smile, in the midst of death, in full light, in full light”.

We have so much to give, so much to do

Thursday, July 19, 2012

Greetings from the future… and the past / Saludos desde el futuro… y del pasado


So it’s been almost two weeks since I’m in India.  I’m still in the immersion phase I guess, learning a lot, trying to absorb as much as I can.  Still looking at everything and everyone, or trying to… I’m really learning a lot about myself as well, trying to look inside me.  Getting into the inertia of the whole thing… 

It has been a couple of interesting days since I last wrote.  I’ve been able to share more time with good people.  Share food, tea, stories, laughs.  Keep connected with family and friends (I’m 11 and a half hours ahead of Guatemala and Denver, so greetings from the future!).  And I’ve been able to see some of Delhi´s amazing architecture, present and past.  Also, I did my first English/Hindi focus group!

A week ago, I attempted to get a cellphone.  It brought out the cultural shock and kind of annoyance that happens at least for a moment, when you’re not in your comfort zone or in a familiar place.  I was talking in English to the cellphone company salesman at the market, and we were both speaking English as a second language.  I was really tired that day.  It was a really hot, sweaty day.  All I wanted was a cellphone.  However there are certain processes here, the necessary bureaucracy that exists everywhere… but it got to me.  After a long day, all I wanted was to be able to communicate, and I was not achieving it.  Anyways, I had my “cultural shock”, wishing I could speak the language, or that he could speak mine, that it could just be easier.  It made me see important things in myself, like the fact that there is always space to learn to be more patient and more humble.  I finally got my phone, after passport and visa photocopies, a photograph, and the language barrier.  It turned out I had to go back on Saturday, because my phone still wasn’t working!  Life was just checking on me, making sure I had really learned that one piece of patience.

On Saturday, we went to The Red Fort.  We decided to take an Auto (or Tuc Tuc) to the Metro Station and experience that kind of public transportation.  I got a Smart Card, so I don’t have to pay for transport tokens every time, and I just need to refill it with Rupees when needed.  From the train (no pictures were allowed so I will do my best to briefly describe it) you can see how vast the city of Delhi really is.  I felt like a small explorer, but excited to be in such a huge, diverse place.  Buildings, temples, gardens, houses, traffic, people, smog, birds… I’m living in a city with more than 12 million people.  Yes, I could feel that in the metro.  Another pleasant surprise was that the metro has specific spaces for women, to avoid uncomfortable circumstances I’m guessing, and I really liked it.


Then we reached Chandni Chowk, one of Delhi’s oldest and busiest markets.  It would be a great start to walk to The Red Fort.  Today, it is still busy and flooded with commerce; and it’s still very far – walking distance under the sun – to The Red Fort.  We found some interesting things on our way, but we finally decided to take a rickshaw (a cart pulled by a man in a bicycle).  When we finally arrived to The Red Fort, it was impressive…  Huge walls and green spaces, lots of people, a huge line to get in.  And then we entered: transported to another time, surrounded by exquisite alabaster structures and decorations, fountains, gardens… red, white, blue, green (more pictures here:The Red Fort).  And for moments, I felt like an attraction myself, for people wanted to take pictures with us.  Yes, pictures with the white, weird looking tourists.  I just smiled, and asked for some pictures myself (two of about twenty pictures that they took of us!).





And now I have to jump from Saturday to today.  It was a good, productive day.  I learned a lot.  I have done focus groups for several consultancies and research initiatives, but this one was my first focus group in English, and with a translation to Hindi.  Today my translator was Rimpy, a young and smart woman who I have learned a lot from.  She told me two days ago, “I’ll translate the informed consent.  Do you want to read it in Hindi?”.  "Wow, you would do that for me?".  She translated it, and then wrote it phonetically, so I could read it in English (I put some Spanish in there too) but I was actually talking Hindi (very slow Hindi of course).  The participants of the focus group, another group of amazing women who work at one of Delhi’s Gender Resource Centers, were very nice and welcoming, and even applauded at the end of my Hindi reading with Spanglish accent.  The focus group itself was amazing.  These women have so much knowledge and experience, and at the same time, thirst for learning.  As in many of the focus groups I’ve done before, I ended the group conversation, deeply thankful for all that they shared and for all the things I learned.

So, with conversations, even if it is an introduction to new people, a negotiation with an Auto driver or cellphone seller, a chat over Gmail, an encounter with the past, a focus group, there is so much you can learn… just from listening to the person in front of you, from listening to your surroundings and yourself.  Just listen I tell myself, there’s so much to learn… 



Saludos desde el futuro… y del pasado

Ya casi son dos semanas desde que estoy en India.  Creo que todavía estoy en la fase de inmersión, aprendiendo mucho, tratando de absorber todo lo que pueda.  Todavía viendo todo ya a todos, o intentándolo… Estoy aprendiendo mucho sobre mí misma también, tratando de verme por dentro.  Y entrando a la inercia de todo esto…
Han sido unos días interesantes desde que escribí la última vez.  He podido compartir más tiempo con gente buena.  Compartir comida, té, historias, risas.  Mantenerme conectada con familia y amigos (estoy  11 horas y media adelante de Guatemala y Denver, así que ¡saludos desde el futuro!).  Y he podido ver parte de la arquitectura impresionante de Delhi, del pasado y el presente.  También lideré el primero grupo focal en inglés/hindi.

Hace una semana, intenté comprar un celular.  Hizo relucir el choque cultural y la molestia que se da, aunque sea por un momento, cuando no estás en tu zona cómoda o un lugar conocido.  Estaba hablando en inglés con el vendedor de la empresa telefónica en el mercado, y los dos estábamos hablando inglés como segundo idioma.  Yo estaba bastante cansada ese día.  Había mucho calor, y sudé todo el día.  Y todo lo que quería era un pinche cellular. Pero, hay ciertos procesos aquí, la burocracia necesaria que existe en todos lados… pero me sacó de onda.  Después de un día tan largo, lo único que quería era poder comunicarme y no lo estaba logrando.  Tuve mi choque cultural, deseando poder hablar el idioma local, o que el hombre pudiera hablar mi idioma; deseando que todo fuera un poco más fácil.  Me hizo ver cosas en mí misma, como por ejemplo el hecho de que siempre hay más espacio para aprender a ser más paciente y humilde.  Al fin conseguí el teléfono, después de dar copias de mi pasaporte y visa, de tomarme una foto tamaño cédula, y a pesar de la barrera del idioma.  ¡Resultó que tuve que regresar el sábado porque mi celular no funcionó!  Creo que la vida estaba asegurándose de que realmente haya aprendido ese pedazo de paciencia.

El sábado fuimos al Fuerte Rojo.  Dedicimos tomar un auto (o tuc tuc) a la estación del metro y experimentar ese tipo de transporte aquí.  Me compré una tarjeta para no tener que pagar cada vez por el pasaje, y sólo hay que llenarla con rupias cuando me gaste todo.  Desde el tren (estaba prohibido tomar fotos adentro, así que haré mi mejor esfuerzo por describir la vista) se puede ver qué gigante es la ciudad realmente.  Me sentí como una pequeña exploradora, pero emocionada al mismo tiempo de estar en un lugar tan grande y diverso.  Edificios, templos, jardines, casas, tráfico, gente, smog, aves… Estoy viviendo en una ciudad con más de 12 millones de personas.  Sí, eso se siente en el metro.  Y otra sorpresa fue encontrar que hay espacios en el metro sólo para mujeres, para evitar situaciones incómodas me imagino, y realmente me gustó.

Luego llegamos a Chandni Chowk, uno de los mercados más antiguos y movidos de Delhi.  Era el punto perfecto para caminar hacia el Fuerte Rojo.  Hoy, todavía es un centro de comercia inundado de gente; y queda lejos – sobre todo bajo el sol – del Fuerte.  Encontramos algunas cosas interesantes en el camino, pero decidimos tomar un rickshaw (una carreta jalada por un hombre en bicicleta).  Finalmente llegamos al Fuerte y fue impresionante… Paredes gigantes y espacios verdes, mucha gente, una cola larga para poder entrar.  Y entramos: instantáneamente me transporté en el tiempo, rodeada de estructuras de alabastro con decoraciones exquisitas.  I por momentos, me sentí como parte de la atracción, porque la gente se quería tomar fotos con nosotros.  Fotos con las turistas blancas raras.  Yo sólo sonreí y pedí permiso para tomar mis propias fotos de la gente también (sólo dos como de veinte que nos tomaron diferentes personas).

Y bueno, del sábado salto hasta el día de hoy.  Fue un día bueno y productivo.  Aprendí muchísimo.  He hecho varios grupos focales para varias consultorías e investigaciones, pero este fue mi primer grupo focal en inglés, con traducción al hindi.  My traductora hoy fue Rimpy, una joven muy inteligente de la que estoy aprendiendo bastante.  Hace dos días me dijo, “Voy a traducir el consentimiento informado.  ¿Lo querés leer en hindi?”.  Lo tradujo y luego me lo escribió fonéticamente para que yo lo leyera en “inglés” (claro que le metí el español también) pero para que sonara e hiciera sentido en hindi (en hindi bastante lento por supuesto).  Las participantes del grupo focal, otro grupo de mujeres impresionantes que trabajan en uno de los Centros de Recursos de Género, fueron muy amables y me dieron la bienvenida, y aplaudieron después de mi lectura con acento hindi-spanglish.  El grupo focal en sí estuvo increíble.  Estas mujeres tienen tanto conocimiento y experiencia, y al mismo tiempo quieren seguir aprendiendo.  Como en muchos de los grupos focales que he hecho antes, terminé profundamente agradecida por que se tomaron el tiempo de compartir y enseñarme varias cosas.

Así que en cada conversación – ya sea al presentarse con gente nueva, una negociación con un tuc tuquero o un vendedor, un chat por Gmail, un encuentro con el pasado, un grupo focal – hay tanto que se puede aprender… sólo de escuchar a quién tenés enfrente, a tu entorno y a vos misma.  Sólo escuchá, me repito a mí misma, hay tanto qué aprender… 


Wednesday, July 11, 2012

Make more friends than foes / Más amigos que enemigos


I arrived in Delhi at 11:45 pm on Saturday.  Really tired after 30 hours of travel (between flights and layovers) and paying more attention to finding the driver from the NGO that was going to pick me up and take me to the house.  Sandy was also waiting for me, she had arrived 3 hours before (she is one of the three members of our group from DU).  It really didn’t hit me that I was finally in India.  The heat was the only thing that really hit me, and the tiredness.  No jet lag my friends, even with 11 hours and a half of time difference, I was ready for bed (well, after having a granola bar because I was hungry of course).

Waking up to birds’ songs is one of my favorite things.  The winged music reminded me a little bit of Managua (the heat too).  My first morning in Delhi...  I’m in India… wow, really?  Didn’t hit me yet.  I looked around the house that will be my home for two months, trying to figure out which switch turns on what, and where everything is.  I did my quick spatial recognition :)

And then we decided to explore around the neighborhood a bit.  We’re staying at a very nice neighborhood, where it’s safe to walk around.  There are several shops and schools nearby, coffee shops, and two markets we can walk to, to get food, clothing, and any other thing we might need or crave for our life here.

So many colors, eyes and stares, fabrics, smells, fruits, flowers, sounds… everything at the same time.  Also traffic, trash and sewage waters, but what city doesn't have them?  Really everything is beautiful and new to me right now.  So I’m really enjoying it.  It’s mango season here, so even though I missed the mango season in Guatemala, I will stuff my face with mangos here!  There’s green and flowers everywhere, similar to Guatemala.  I have to add that I’m jealous of the bugambilias here, growing on the side of roads, and I haven’t managed to get the ones we have at our garden grow!

Decorated entrance to a school building


When we came back to the house, drenched in our own sweat (yum!), we met with two women that have been working with the NGOs we’ll be working with.  Even though we talked to them for half an hour, it was a pleasant conversation, and very deep.  Geehta and Saijiya are amazing women. They have been working with New Concept and the Jaishankar Memorial Center from their beginning, and have been working in development for decades.  We talked about development and real sustainability and the urgent need for more people participating in the decision-making processes.  About the definition of success and how money has been overemphasized, when really it is more about “making more friends than foes”, like Geehta pointed out, and loving and enjoying life.  Sandy and I were talking in the morning over tea about patience and forgiveness, and it all connected to the afternoon chat with these two lovely ladies.

Later that night (Sunday night), we met Vimala, the director of New Concept and our main contact here.  There is so much to say about this wonderful, energetic woman, that it will have to be an entry of its own.  So in the next few days, more details about food and sharing, and eating with your hands, and tea, and work meetings…  For now, so far it has been a process of adaptation, and it has been fairly easy, because I find myself surrounded by good people, and pockets of beauty amongst the hectic, huge city.  An exotic blue orchid just waiting to be seen in the pavement...  Peaceful, green gardens with packed bugambilias in between concrete and chaotic traffic…  Hardworking and committed people working with constant passion and smiles on their faces…





Llegué a Delhi a las 11:45 pm del sábado.  Bastante cansada después de 30 horas de viaje (entre vuelos y horas de espera en aeropuertos) y realmente más pendiente de encontrar al chofer de la ONG que me iba a recoger para llevarme a la casa.  Sandy, una de los tres miembros del equipo de DU, también me estaba esperando pues había llegado tres horas antes que yo.  Realmente todavía no me había pegado que al fin estaba en India.  El calor fue lo único que me pegó en ese momento, y el cansancio.  Y nada de jet lag aún con 11 horas y media de diferencia, estaba realmente lista para dormir (bueno, después de comer una barra de granola por que por supuesto tenía hambre jajaja).

Despertarse con el canto de pájaros es una de mis cosas favoritas.  La música con alas me transportó momentáneamente a Managua (y el calor también).  Mi primera mañana en Delhi… estoy en India… ¡¿en serio?!  Todavía no me había pegado.  Exploré un poco la casa que va a ser mi hogar o base por dos meses, tratando de ver dónde se encienden las luces y ventiladores, y dónde está todo.  Hice un reconocimiento espacial rápido.

Y luego decidimos explorar un poco el área alrededor de la casa.  Vivimos en un vecindario bastante bueno, donde es seguro caminar.  Hay varias tiendas y escuelas cerca, cafeterías, y dos mercados a los que podemos caminar, donde podemos encontrar comida, ropa y cualquier cosa que necesitemos o querramos para nuestra vida aquí.

Tantos colores, ojos y miradas, telas, olores, frutas, flores, sonidos… y todo al mismo tiempo.  También tráfico, basura y aguas negras, pero ¿qué ciudad no tiene todo esto?  Realmente todo es lindo y nuevo ahorita, así que lo estoy disfrutando.  Es temporada de mango, así que aunque me la perdí en Guatemala, creo que voy a comer mucho mango aquí.  Hay flores y verde en todos lados, muy similar a Guatemala.  Y tengo que agregar que estoy un poco celosa de las buganvilias aquí, creciendo a la par de los caminos, y en mi jardín no puedo lograr que las mías floreen.

Al regresar a la casa, empapadas en sudor (¡qué rico!) conocimos a dos mujeres que han estado trabajando con las ONGs con las que vamos estar trabajando.  Aunque hablamos con ellas sólo como por media hora, fue una conversación muy agradable, y bastante profunda.  Geehta y Saijiya son mujeres impresionantes.  Han estado trabajando con New Concept y el Jaishankar Memorial Center desde el inicio, y han estado trabajando en temas de desarrollo por décadas.  Hablamos de desarrollo y sostenibilidad real, y de la urgente necesidad de que más personas participen de los procesos de tomas de decisiones.  Hablamos sobre la definición de éxito y cómo el dinero ha sido sobre enfatizado, cuando realmente se trata de tener “más amigos que enemigos”, como dijo Geehta, y sobre amar y disfrutar la vida.  Sandy y yo estuvimos hablando en la mañana sobre la paciencia y el perdón, y todo se conectó con la conversación de la tarde con estas mujeres encantadoras.

Más tarde esa noche (de domingo), nos juntamos con Vimala, la directora de New Concept y nuestro contacto principal aquí.  Hay tanto qué decir de esta mujer tan energética e impresionante, que tendré que escribir una entrada en el blog sólo sobre ella.  Así que en los próximos días, vendrán más detalles sobre la comida y comer con las manos, sobre compartir con personas diferentes, sobre el té y nuestras reuniones de trabajo… Por ahora, pues ha sido un proceso de adaptación, y ha sido bastante más fácil porque me encuentro rodeada de buenas personas y de pedacitos de belleza en medio de esta ciudad tan grande y frenética.  Una exótica orquídea azul esperando a ser vista en el pavimento… Jardines verdes y pacíficos con buganvilias en plena flor entre el concreto y el caos del tráfico…  Personas esforzadas y comprometidas con el trabajo que están haciendo, con una pasión y sonrisas constantes…

For more pics, see Facebook album: India :D